La mentalidad de un emprendedor exitoso enfoca sus pensamientos en el crecimiento, ya que suelen pensar que sus habilidades básicas se desarrollan a través del trabajo duro y la dedicación, pues conocen la importancia del poder de la mente para que su negocio trascienda y logre sus objetivos.

¿Cómo debe ser la mentalidad de un emprendedor?

Los emprendedores con pensamientos orientados hacia el crecimiento se caracterizan por tener gran imaginación y son capaces de mirarse a futuro logrando sus metas. Sin embargo, hay otros elementos que todo emprendedor debe alimentar para tener una mentalidad correcta, entre ellos:

  1. Tener grandes sueños

Cuando una persona tiene grandes sueños y se centra en ellos, elimina la idea de fracaso de su mente y hace que estos pensamientos positivos se transformen en una visión, convirtiéndose en un estimulante para lograrlos.

  1. Debe ser visionario y creador

En la mentalidad de un emprendedor siempre tiene que estar presente la originalidad, es decir, no emular los proyectos o modelos de los demás, porque uno de los objetivos de un negocio con buena orientación es diferenciarse de la competencia, manteniendo expectativas reales.

  1. Trazarse metas

Un emprendedor con la mentalidad correcta transforma su visión en metas concretas, por lo que se ve en la necesidad de elaborar un plan de acción, que permita establecer una sucesión de acciones y los recursos que se necesitan para alcanzar los objetivos. Esta planificación será la brújula que guiará a la persona hacia sus objetivos.

  1. No desenfocarse

Un emprendedor tiene que saber identificar cuando una actividad no va dirigida al crecimiento de su negocio, por ello, no debe perder tiempo incurriendo en estas distracciones que no aportan valor, debido a que el éxito de una empresa se consigue cuando se realizan varias tareas de manera concreta.

  1. ‘Prohibido rendirse’

Dentro de la mentalidad de un emprendedor, no debe existir la palabra ‘rendirse’, pues tiene que persistir en alcanzar sus metas y no detenerse hasta lograrlas. Es posible que el 80% de lo que intente en su negocio no arroje los resultados esperados, de manera que es importante medir los efectos de su plan de trabajo y poseer mucha determinación para saber que el éxito se gana, no se regala.

  1. Tener el control

Culpar a otros por algún fallo en el negocio no plantea soluciones. Y es que un emprendedor con una mentalidad correcta, asume su éxito y responsabilidades en 100%, porque comprende que no hay atajos para lograr sus objetivos.

Ahora bien, para que un emprendedor desarrolle todas estas cualidades, es indispensable que conozca perfectamente sus fortalezas y debilidades con el propósito de crear mecanismos a fin de transformar esas carencias en habilidades provechosas para su negocio.

About Fernando Febres

Mucho se ha dicho y escrito acerca de los emprendedores y sus desafíos. No es casual, ya que a la mayoría de nosotros nos tienta convertir en realidad algún ideal que atesoramos. Ya se trate de un emprendimiento comercial, de un sueño postergado o de cualquier objetivo que requiera planificación y estrategia, el camino que lleva al logro personal resulta tan remunerador como plagado de trabas.

Tales dificultades pueden clasificarse, según su origen, en algunas de orden externo y en otras de orden interno. Si bien este libro trata ambos tipos, el foco principal serán los obstáculos que residen en la propia personalidad del futuro emprendedor. Se trata de un recorrido bien pensado para favorecer la reflexión interna y la búsqueda iluminada, un viaje que permite descubrir y enfrentar nuestros propios dilemas, que nos ayuda a tomar y llevar con éxito las riendas de nuestros propios proyectos.

View All Posts

Leave a Reply