El emprendedor está en constante evolución. Uno de los aspectos que debe cambiar antes de decidir emprender es la mentalidad. De lo contrario serán más trabas que mejora lo que encontrará en su camino. Debe tener la mentalidad de un hombre de negocios.

“La Mentalidad Correcta”, es como ha definido Fernando Febres, ese conocimiento que debe tener el emprendedor que lo ayudará a perder el miedo y arriesgarse para mejorar su calidad de vida y la de los suyos.

Imagínese en esta situación. Ha llegado el momento invertir dinero en la idea para que se convierta en un negocio, y seguramente ha pensado en un socio inversor. El problema está en que no sabe dónde hallarlo, ha pensado en sus amigos, pero no sabe si ellos son el tipo de socio que necesita. No sabe qué tipo de socio le conviene, cuánto pedir, para qué exactamente, cómo se relaciona con este socio porque se mueve en una liga diferente a la suya. ¿Qué debe hacer?

Todo está en el plan… Tener la mentalidad correcta para negociar y ser creíble, ese es el plan. Sin embargo, eso no significa que no cuente con elementos de apoyo.

Debe contar con un plan de negocios, una guía para la gestión del negocio, pero también para conseguir financiamiento para el proyecto en entidades bancarias, y también con particulares. Este plan debe estar ajustado a lo que se aspira lograr sin importar el estatus del proyecto, sea en papel o en gestión, el plan debe ser lo más apegado posible.

Redacta un buen Elevator Pitch. Posiblemente solo puedas hablar con este inversor por unos minutos. En ese tiempo debes aprovechar de comentarle lo más que puedas sobre tu proyecto y por qué necesitas de su apoyo. Además, de cerrar concretando una cita para ampliar lo comentado y cerrar negocio.

Siempre ten a mano un resumen ejecutivo de tu proyecto. El plan puede estar muy bien redactado y ser convincente, pero es muy difícil que un inversionista se siente a leerle plácidamente, si aún no está ganado a la idea. Si crees que el inversor es el ideal, ya le has comentado tu idea y ves indicios de interés, tal vez entregarle un resumen de tu proyecto sea positivo.

Un inversor se fijará en cuatro puntos fundamentales de tu plan de negocios, si estos son buenos es seguro que contaras con su apoyo:

1.- ¿Es sólida la idea de negocio? Tu idea de producto o servicio debe resolver un problema ¿Hasta qué punto ese problema que tú has detectado es verdaderamente un problema? El plan de negocios debe dejar muy en claro cuáles serán las ventajas para el consumidor y para ello, es mejor es definir las fortalezas y debilidades sinceramente.

El hecho de que seas un emprendedor no quiere decir que no seas un empresario. Compórtate como uno. No temas ser abierto en tus aspiraciones y lo que quieres lograr.

2.- ¿Hay un mercado razonable para el producto o servicio? Eso se traduce en que hay potencial de crecimiento por eso debe ser realista, evita cualquier tipo de exageración.

3.- ¿Las proyecciones financieras son reales? Nada convence más que el dinero, así que deja claro cómo se ganará el dinero y cada cuanto tiempo se verán los resultados.

4.- ¿Cuándo y cómo se recuperará la inversión? Un inversor no es un fondo de beneficencia, querrá recuperar su dinero y ganar. Qué pasará si no se recupera el dinero. ¿Existe un plan de contingencias, un plan de respaldo, un plan de emergencia o al menos, un plan de recuperación?

About Fernando Febres

Mucho se ha dicho y escrito acerca de los emprendedores y sus desafíos. No es casual, ya que a la mayoría de nosotros nos tienta convertir en realidad algún ideal que atesoramos. Ya se trate de un emprendimiento comercial, de un sueño postergado o de cualquier objetivo que requiera planificación y estrategia, el camino que lleva al logro personal resulta tan remunerador como plagado de trabas.

Tales dificultades pueden clasificarse, según su origen, en algunas de orden externo y en otras de orden interno. Si bien este libro trata ambos tipos, el foco principal serán los obstáculos que residen en la propia personalidad del futuro emprendedor. Se trata de un recorrido bien pensado para favorecer la reflexión interna y la búsqueda iluminada, un viaje que permite descubrir y enfrentar nuestros propios dilemas, que nos ayuda a tomar y llevar con éxito las riendas de nuestros propios proyectos.

View All Posts

Leave a Reply