Tener una mentalidad positiva y alta autoestima para ser un buen líder, son 2 elementos muy importantes cuando se desea tener un equipo de trabajo que funcione y que al mismo tiempo logre alcanzar sus objetivos, es algo que puede tener un impacto muy beneficioso sobre nuestra organización y en nosotros mismos.

Para ser un buen líder, se debe tener claro cuáles son nuestras propias motivaciones, fortalezas y debilidades, lo cual en cierta medida es el reflejo de nuestra propia autoestima, que es la forma como cada quien percibe su propio valor para el mundo,  y lo que creemos que valemos para las personas que nos rodean.

El valor que nos adjudicamos va afectar directamente nuestra confianza y la forma de relacionarnos con los demás, con nuestro equipo de trabajo, y con casi todo lo que hacemos en nuestras vidas. Nuestro liderazgo es evidente cuando somos capaces de conectarnos con nuestro equipo de trabajo.

Esta conexión debe establecer una comunicación abierta, en la que podemos estimular el crecimiento y el desarrollo de los empleados, sabiendo al mismo tiempo escuchar y recibir reclamos. Esta es una característica fundamental para poder triunfar y prosperar, ayudándonos a desenvolvernos y desarrollarnos de manera saludable, y es una señal de alta autoestima

Como influye la autoestima en un buen Líder

El liderazgo no es definido siempre de la misma manera, pero esta definición siempre debe demostrar que es parte importante de la diferencia entre el éxito y el fracaso,  que puede ver hacia el futuro y que tiene la capacidad de convertir proyectos en hechos que conducen al éxito.

Es fácil pensar que el liderazgo se trata única y exclusivamente de la manera en que influimos en los demás. Después de todo, a menudo un líder administrará la actividad de su equipo, establecerá plazos y revisará el desempeño de los demás. Todas estas actividades son sobre otras personas.

El liderazgo debe ser visto como un desafío que nos lleva a alcanzar una nueva dimensión de oportunidades y responsabilidades. Un buen líder no se impone, no se convierte en líder amenazando, intimidando o agraviando, ni demostrando debilidad o egocentrismo en el trabajo, sino demostrando sus virtudes y habilidades.

Cuando le sumamos al liderazgo una mentalidad positiva, el pensamiento positivo va a  surgir automáticamente desde el propio yo interno, en función de lo que se espera y lo que se desea alcanzar. Es por eso que cuando un líder desarrolla una autoestima fuerte y positiva, va a tener una mejor actitud ante la vida, ante su grupo de trabajo, lo que es clave para el éxito.

Un líder es el reflejo de su propia autoestima, cuando el líder tiene una autoestima alta,  debe inspirar a los demás, invitando a su equipo de trabajo a hacer mejor las cosas, haciendo los cambios que sean necesarios para alcanzar las metas propuestas, ya que el líder con su actitud los motivará a conquistar los objetivos deseados.

Cuando se es un buen líder, se inspira, se invita, se seduce con las acciones, con la destreza, con el conocimiento, pero jamás con amenazas, lo cual es propio de un líder con mentalidad negativa y baja autoestima.

Cualidades de un líder con alta autoestima y mentalidad positiva

Para lograr el respeto de tu equipo de trabajo, no es necesario que tu equipo te quiera, ni tampoco debes destacarte por tu popularidad, pero si debes ser una influencia positiva para ellos, teniendo una mentalidad positiva, siendo efectivo y proactivo en procura de lograr cumplir con los objetivos propuestos y procurando siempre mejorar tus habilidades.
Un buen líder se caracteriza por ser:

  • Honesto e integro: No es posible ser un buen líder cuando no se poseen estas cualidades, ya que no puedes pedir esas cualidades a los demás, cuando uno no las posee.
  • Acepta la crítica: Cualquiera puede aceptar buenos comentarios, pero no ocurre lo mismo con los comentarios negativos.  Es probable que un líder que tenga alta autoestima puede verse afectado por comentarios negativos, pero a diferencia de los demás, el no permitirá que esto lo detenga, procurando siempre ser mejor.Saben que la retroalimentación es simplemente una entrada que no afecta todo su carácter.
  • Interactivo: Al tener la responsabilidad de dirigir personas, se deben crear líneas de comunicación efectivas para poder conectarse con ellos,  esto puede generar confianza y levantar la moral.A un líder con alta autoestima tienen le es más fácil hablar sobre los problemas, ya que no tiene miedo de perder su trabajo. Creen que alguien más encontrará útiles sus habilidades y que puede encontrar otro trabajo en el futuro, siendo mejor el dejar un trabajo que te obliga a no ser consonó con tu integridad.
  • Capaz de tomar decisiones asertivas: Toda decisión debe pensarse, pero una vez que se toman, estas deben ser firmes y correctas, ya que de esta forma se generará la energía necesaria para alcanzar las metas propuestas.Un líder con alta autoestima sabe reconocer que no tiene porque saberlo todo y que es mejor el escuchar y aceptar los comentarios de otros compañeros de su equipo, que al mismo tiempo se darán cuenta que hacerlo no lo convierte en un mal líder, si no todo lo contrario.
  • Mantener una actitud positiva: Cuando se tiene una actitud positiva se logra crear un equipo de trabajo más comprometido, feliz y productivo ya que se trabaja en un ambiente de cordialidad,  confianza y entusiasmo.La alta autoestima no se origina de recibir elogios frecuentemente o al asistir a charlas motivacionales, pero si se sustenta en lograr una buena conexión con otras personas y en darnos cuenta de que cada obstáculo es una oportunidad para crecer, lo que nos va a permitir tener más empatía por los que están luchando.Se trata de descubrir seguridad y satisfacción en nuestras vidas, así como en cada uno de nuestros logros por más pequeños que sean y saber cuándo silenciar al crítico negativo, y esto también nos permite darle fortaleza a una mentalidad positiva.
  • Responsable: Un buen líder sabe asumir parte de la culpa cuando las cosas salen mal y sabe reconocer el esfuerzo colectivo cuando las cosas salen bien. Inspira a que todos sean responsables de sus acciones, creando un sentido de responsabilidad.
  • Abierto a nuevas ideas: Un buen líder debe estar preparado para comprender y aceptar los cambios, estando abierto a nuevas ideas y formas de pensar.
  • Creativo y de pensamiento innovador: Estas son características que diferencian a un líder de un seguidor, sino podemos preguntárselo a Steve Jobs  o al coronel Sanders. El pensamiento creativo y la innovación constante es lo que te hace destacar a ti y a tu equipo de la multitud.

Mejorar nuestra autoestima para ser exitoso

Por lo general la alta autoestima se manifiesta en una persona que no se siente amenazado por las ideas de otras personas. Las personas que cuentan con una alta autoestima, no tienen problemas para alentar a otras personas y ayudarlas para que sean mejores personas o mejores trabajadores.

Los líderes con baja autoestima suelen ser a menudo controladores y seudo gerentes, ya que su actuación no fomenta el crecimiento ni le da oportunidades a los demás de desarrollarse y progresar.
La clave para desarrollar una buena autoestima y ser exitoso radica en tener siempre una mentalidad positiva, la cual debe manejarse por tres principios que no son excluyentes el uno del otro:

  1. Creer que puedes hacerlo.
  2. Creer que lo conseguirás.
  3. Creer que lo mereces.

Suele conocerse como un líder de servicio con alta autoestima, al líder que le da prioridad a la organización y se siente muy comprometido con su equipo. Es un líder que se preocupa por alcanzar las metas, logrando el éxito del equipo y no por lograr meritos personales.

Cuando tenemos una mentalidad positiva, podemos sustentar nuestra propia autoestima como una experiencia positiva, al igual que cada una de las cosas que pasan por nuestras vidas, sembrando siempre pensamientos positivos en cada situación, lo que permite hacerle frente a la adversidad desde un punto de vista positivo y más amable.

La decisión de ser exitoso siempre va a ser nuestra, no de nadie más. Para lograrlo se debe:

  • Ser felices bajo nuestros propios términos.
  • No siempre tenemos la razón, por lo que no siempre las personas pueden estar de acuerdo con nosotros, y debemos aprender a vivir con el desacuerdo, ya que cada persona con la que convivimos tiene derecho a expresar sus propios puntos de vista.
  • Podemos aceptar los desafíos y plantear nuestras ideas y argumentos, sin temor a equivocarnos, ni a ser desaprobados, somos humanos y ese es parte del proceso de aprendizaje. El equivocarnos nos da el derecho de poder corregir.
  • Hay siempre que tratar de resolver de la mejor manera, con mentalidad positiva lo que no conocemos, cualquier tarea que se nos presente. La vida es un ensayo y error, para aprender hay que cometer errores.

Recuerda, el éxito viene de una actitud mental positiva, y esa actitud mental positiva viene dada por el propio concepto que tienes de ti mismo, de tu autoestima.

About Fernando Febres

Mucho se ha dicho y escrito acerca de los emprendedores y sus desafíos. No es casual, ya que a la mayoría de nosotros nos tienta convertir en realidad algún ideal que atesoramos. Ya se trate de un emprendimiento comercial, de un sueño postergado o de cualquier objetivo que requiera planificación y estrategia, el camino que lleva al logro personal resulta tan remunerador como plagado de trabas.

Tales dificultades pueden clasificarse, según su origen, en algunas de orden externo y en otras de orden interno. Si bien este libro trata ambos tipos, el foco principal serán los obstáculos que residen en la propia personalidad del futuro emprendedor. Se trata de un recorrido bien pensado para favorecer la reflexión interna y la búsqueda iluminada, un viaje que permite descubrir y enfrentar nuestros propios dilemas, que nos ayuda a tomar y llevar con éxito las riendas de nuestros propios proyectos.

View All Posts

Leave a Reply