Las estadísticas de demografía empresarial demuestran la fragilidad de los nuevos emprendimientos. Lastimosamente, las líneas de mortalidad dejan ver resultados desalentadores, dado que prácticamente un cuarto de las empresas emergentes muere a los tres años de vida, la mitad a los cinco años y el 90% no supera los diez años de creación, por lo que sólo 10% maduran.

A pesar de que la mayoría de los emprendimientos tienden a caer en el valle de la muerte, el fomento de este tipo de negocios es una prioridad en la generación de empleo, el desarrollo, el crecimiento económico, el aumento de las ventajas competitivas, entre otras muchas razones más. Por lo tanto, el gran reto está en prepararse para el éxito. Se debe acompañar la creación de la empresa, de tal forma que todo temor al riesgo quede superado, así como las condiciones que permitan disminuir las altas tasas de noveles fracasados.

Es bien sabido que convertirse en un emprendedor e iniciar una empresa independiente es una tarea dura, pero las cifras demuestran que es más difícil aún mantener el negocio vivo. Por lo tanto, emprender no es una decisión que se deba tomar a la ligera, resulta más conveniente planificar detenidamente cada paso que se dará en aras de alcanzar el éxito y disminuir las posibilidades de fracaso.

La realidad es que los emprendimientos fallan no porque el mercado esté mal o la crisis económica. Mueren porque el emprendedor no tiene la mentalidad correcta, no está preparado para asumir su independencia. La mayoría se deja llevar por su olfato y la emoción, deja a un lado el verdadero significado de ser un empresario, que implica pensar a largo plazo.

Una motivación para arrancar una idea propia no puede ser el dinero que entrará a nuestros bolsillos y lo que haremos con él, que deja ver la falta de percepción del emprendedor. Aprender de los errores y las equivocaciones se paga caro y más cuando se han comprometido los ahorros, el status de la familia, se han puesto como garantía nuestra vivienda o nuestros bienes en general.

Evidentemente cuando iniciamos un emprendimiento, por estar apenas despegando, no sabemos cuáles serán nuestros resultados concretos ni mucho menos cómo medirlos o verificarlos. Lo que no debe faltar jamás es la planeación, organización y la proyección.

La ausencia de planeación impacta en el firme desarrollo de la idea, visto que no existe una metodología que indique cómo se alcanzarán las metas. Se trata de una empresa que no cuenta con un plan estratégico y que se concentra más en producir que en mirar el comportamiento del mercado. Grave error.

Enfocarse en el mercado es fundamental para el negocio, sin importar el tipo de emprendimiento, dado que es allí donde se da a conocer el producto o el servicio, se consolidan las transacciones y se generan los recursos financieros que garantizarán la subsistencia del producto. No podemos encerrarnos a producir olvidándonos de qué se necesita vender. No sorprende entonces, que la falta de promoción, el punto de venta o tener un estudio de mercado débil se conviertan en el lado flaco del negocio, donde no se comprenden quien es el público objetivo o meta y el papel que juega para el florecimiento de nuestra idea.

Las razones por las cuales falla un emprendimiento son diversas, pero es posible anticiparse a la mayoría de ellas con una buena preparación y astucia. El libro “La Mentalidad Correcta” de Fernando Febres le ayudará a estar listo para batallar con los reveses que podría toparse en su camino al éxito.

About Fernando Febres

Mucho se ha dicho y escrito acerca de los emprendedores y sus desafíos. No es casual, ya que a la mayoría de nosotros nos tienta convertir en realidad algún ideal que atesoramos. Ya se trate de un emprendimiento comercial, de un sueño postergado o de cualquier objetivo que requiera planificación y estrategia, el camino que lleva al logro personal resulta tan remunerador como plagado de trabas.

Tales dificultades pueden clasificarse, según su origen, en algunas de orden externo y en otras de orden interno. Si bien este libro trata ambos tipos, el foco principal serán los obstáculos que residen en la propia personalidad del futuro emprendedor. Se trata de un recorrido bien pensado para favorecer la reflexión interna y la búsqueda iluminada, un viaje que permite descubrir y enfrentar nuestros propios dilemas, que nos ayuda a tomar y llevar con éxito las riendas de nuestros propios proyectos.

View All Posts
1 Comment
  1. Hi my loved one! I wish to say that this post is awesome, nice written and come with almost all vital infos. I would like to look extra posts like this. Elwira Reider Lilyan

Leave a Reply